Hotel Miraolas ***

Tu balcón sobre el mar, en Llanes, Asturias

Picos de Europa

Poner un pie en el Parque Nacional de los Picos de Europa es hacerlo sobre la mayor formación caliza de Europa. Una gran formación caliza que se entiende aproximadamente 40 kilómetros de largo y unos 20 kilómetros de ancho y que da lugar a un paisaje de una abrumadora belleza cárstica, que rompe en impetuosos desfiladeros y gargantas, ríos y valles y grandes masas forestales autóctonas. Sometida a la exigente erosión de la lluvia y las nieves, éstas hacen mella en su estructura para excavar profundas simas, que han convertido a esta formación montañosa en paraíso de los espeleólogos.

Los Picos se dividen en tres macizos claramente diferenciados. El macizo occidental, el Cornión, es el más grande y más variado de los tres y el más apropiado para el senderismo. En el se sitúan los lagos glaciares de Enol y Ercina. El macizo central, los Urrieles, es el más deshabitado y en el se encuentra el punto más alto, Torre Cerredo, con más de 2.600 metros de altitud. El límite con el anterior lo dibuja la impresionante ruta que dibuja el desfiladero del Cares. En él también se encuentra el paso obligado de los alpinistas, el famoso Naranjo de Bulnes. Al macizo oriental, Andara, se accede desde Potes, en Cantabria.

Los Picos también albergan una excepcional población de fauna y flora subalpina. Pueblos, valles, cabañas, caminos, desfiladeros, relieves, grietas, desniveles y bosques se escriben sobre siglos de historia que han ido creando un hermoso y tortuoso paisaje de soberbias montañas dibujadas sobre afiladas aristas y vastas gargantas surcadas por aguas cristalinas donde se abren boscosos valles y praderas. Un rincón de belleza incontestable.

Geolocation