Hotel Miraolas ***

Tu balcón sobre el mar, en Llanes, Asturias

Cueva de Tito Bustillo

En Ribadesella se encuentra uno de los grandes santuarios del arte paleolítico de Europa, la Cueva de Tito Bustillo. Una red de cavernas conectadas entre sí mediante un complicado sistema de galerías y simas, nacido de la actividad erosiva del río San Miguel, afluente del Sella, es en realidad lo que se conoce como Cueva de Tito Bustillo.

En su interior se encontró un singular conjunto de figuras grabadas y pintadas sobre las paredes que constituye una de las principales manifestaciones del arte parietal paleolítico. Las representaciones artísticas halladas en este complejo cárstico se distribuyen en dos sectores a los que se accedía a través de dos entradas distintas, cegadas hoy a causa de los hundimientos. Un lugar de difícil acceso hasta que se habilitó un túnel artificial, abierto en la orilla de la ría.

Las muestras artísticas más espectaculares, de acabado minucioso, se encuentran en el sector occidental. Aquí se puede ver la Galería de los Caballos, donde abundan las composiciones grabadas sobre la roca donde los pigmentos rojo y negro se funden con la coloración natural de la roca y las líneas de grabado se insertan en las de la propia cavidad. En el llamado Panel Principal se encuentra el conjunto plástico de mayor complejidad, donde se entremezclan y superponen diferentes formas y estilos. El sector oriental se distribuye en dos santuarios: el Santuario A, con pinturas rojas, puntuaciones y representaciones sexuales masculinas, y el Santuario B, donde abundan las representaciones de animales mucho más naturalistas, grabadas en la roca.

Dentro de las posibilidades que ofrece esta zona, la visita a la Cueva de Tito Bustillo supone sumergirse en una atmósfera especial, casi mágica, donde siglos de silencio y oscuridad han dado lugar a asombrosas cavidades donde el hombre de finales del paleolítico dejó patente su notable capacidad artística.

Geolocation